Alas de luz

Wednesday, May 17, 2006

BARQUITO VELERO



Cada día salía con su barco a acariciar las olas del ancho mar...su quehacer era constante, continuado y prolongado durante toda la jornada..
Se trataba de encontrar nuevos horizontes, novedosos rizos de mareas, serpentinas corrientes y alguna que otra revoltosa tormenta..

Entendía como nadie el lenguaje marino y conocía como nadie a los seres elementales que lo habitaban.. múltiples eran las leyendas que narraba a los viejos del lugar sacadas de sus aventuras en alta mar.

Pasó el tiempo y sus rutas diarias comenzaban a ser muy marcadas y rutinarias...siempre se limitaba a recorrer los mismo nudos, a la misma velocidad, a la misma distancia de la costa, no se arriesgaba a sentir de nuevo el cosquilleo de su estomago al abrir el mapa sondeando nuevas rutas...

¿ Para que? se preguntó creyendo que todo ya estaba hecho, así cada día arriaba sus velas sin ilusion y zarpaba del puerto con el mismo rumbo fijo..
La inquietud en su alma iba acrencentándose, ¿ a que se debía su conformidad? ¿que más podía hacer?.

Sabía que cuanto antes debía cambiar de ruta, idear nuevos trayectos, pero se sentía sin fuerza alguna para emprender un viaje hacia lo desconocido.

Su barco cada vez presentaba un aspecto más devastador, las maderas faltas de cuidados crujían doloridas.

Una noche de fuerte viento, entre sueños escuchó una voz que provenía del mar, sintió miedo pero algo dentro de él le impulsó a levantarse, con gran energía arrancó motores y se encaminó sin rumbo en mitad de la intempestuosa noche; por un momento pensó que era una locura, hacia años que no hondeaba tras la bajada del sol.

Tras varios nudos realizados y a punto de volverse atrás pudo ver una luz que emanaba de lo más profundo del mar, sintió la necesidad de ir hacia ella, así saltó al agua y nadó hacia lo más hondo, siempre se había sentido seguro dentro de su barco o en tierra, pero ni en sus mayores proezas se habría imaginado dentro del mar...cada vez se sentía con más fuerza.

Al final pudo ver que la luz que tanto le deslumbraba provenía de dentro de un baúl, al pie del mismo respiró profundamente y dejó que esa luminosidad colmara cada parte de su ser, esa sensación de estar lleno de amor hacia sí mismo, le elevó hacia la superficie ligero y libre.

Despertó y se encontró echado en su camarote, pensó que todo había sido un sueño, pero al mirar bien a su alrededor pudo ver el baúl junto al timón..rápido se levantó y al abrirlo comprobó que había nuevos mapas que señalaban rutas que le eran familiares pero aún vírgenes por recorrer.

Desechó algunos objetos viejos que no servían ahora para nada y tras una inusual puesta a punto a su barco, raudo y veloz se apresuró hacia el mar como ya no recordaba, en busca de nuevos retos.

Ten valor de nadar hacia lo más profundo de tu alma, a tu baúl particular, aliate con tu ego, aviva tu creatividad, tira toda aquella basura que no deje ver la luz que llevas dentro, ámate por encima de todo y zarpa con tu precioso barco cada día, en busca de nuevas ilusiones.

Muchos besos.

3 Comments:

Blogger JLVida said...

Una historia muy chula!!!! Besitos.

1:09 AM  
Blogger sosala said...

Hola,navegando por internet buscando respuestas a mis preguntas atormentadas,encontré este texto.Lo he posteado para un amigo,respetando por supuesto a la autora,escribo y odio a los plagiadores porque a mi me han plagiado;es decir,dije que era de lunera y que lo habia encontrado en un blog.
Está aqui:
http://board.bitefight.es/thread.php?threadid=30304&page=36
Has ayudado a alguien con tu texto.
Gracias.
Que la vida te de toda la luz que tu alma merece.
Un abrazo

2:24 PM  
Blogger lunera said...

gracias sosala por entrar en mi blog y me alegra saber que lo que pueda escribir pueda ayudar a personas a encontrarse mejor consigo mismas
un abrazo
lunera

2:35 PM  

Post a Comment

<< Home